martes, 20 de julio de 2010

CASOS DEL CORAZON

Me pide sexo a cada rato

Oscar (35, San Borja) Siempre he sido un hombre que creía cumplir a cabalidad en el ring de las cuatro perillas, pues en todas las relaciones que he tenido ninguna mujer se quejó de mi desempeño en las artes amatorias.
Hace seis meses que me casé y desde esa fecha hasta la actualidad, mi esposa me hace sentir que no soy el semental que yo creí que era, pues siempre me pide más y dice que no la dejo satisfecha.
Cuando éramos enamorados y teníamos relaciones nunca se quejó de nada y ambos llevábamos el mismo ritmo sexual, pero ni bien nos casamos la relación cambió y se ha convertido en una mujer por demás exigente al momento de hacer el amor.
No sólo espera las noches cuando llego de trabajar, sino que, además, se despierta a las seis de la mañana y me pide que le haga el amor antes de que me vaya al trabajo. Como buen hombre, caballero que soy, siempre trato de complacerla; sin embargo, no puedo hacerlo todos los días porque entro a trabajar a las siete y 30 de la mañana y en más de una vez me he tenido que salir de mi casa apurado, sin tomar desayuno, por tener que complacer a mi esposa.
Inclusive, más de una vez me ha llamado al trabajo y me ha pedido que los 45 minutos que tengo de refrigerio los aproveche, tome un taxi y vaya a la casa para poder estar juntos íntimamente, pero como en eso no puedo darle gusto porque yo trabajo en el cono norte y no llegaría, entonces se molesta y me saca en cara diciéndome que no la amo.
En realidad, no sé qué hacer doctora, hago hasta lo imposible para complacerla, pero no la satisface ni una, ni dos, ni las veces que tenemos relaciones durante la noche. No me deja dormir, quiere un mañanero y, para colmo de males, se queja.

CONSEJO:
No es que tú hayas bajado el ritmo o el deseo de querer tener relaciones, sucede que es tu esposa quien antes, cuando eran enamorados, fingió placer y ahora ya de casada se ha sacado la máscara que tenía puesta. Lo recomendable es que la lleves donde un especialista y después juntos hagan una terapia. Suerte.

1 comentario:

KARRY dijo...

Espero que nunca dibujes algunos de mis "casos deL corazon" YA QUE DE LAS MIAS TE SABES VARIAS ,JAJAJAJA...una abrazo enorme mi querido Mario y sigue con ese lindo talento que tienes para las ilustraciones,saludos a la family.