miércoles, 23 de septiembre de 2009

CASOS DEL CORAZON



Nunca se queda satisfecha

HORACIO (30, Los Olivos).- Estoy muy preocupado, pues no sé si es que no doy la talla con mi enamorada o ella es demasiado ardiente y por eso siempre quiere más cuando estamos en la cama.

Conocí a Eva hace casi medio año y hemos tenido intimidad desde antes de cumplir un mes como enamorados, y no precisamente porque yo se lo pidiera, sino porque ella misma me dijo para tener relaciones sexuales.

Desde ese día henos tenido sexo casi sin parar y no sólo me estoy quedando sin fuerzas, sino también sin dinero, pues la plata ya no me alcanza para pagar hotel todos los días.

Tengo un carrito, así que cuando estoy bajo de fondos nos vamos a la playa o buscamos lugares oscuros para hacer el amor, con el riesgo de que nos asalten o nos pesque el serenazgo.

Desde la primera noche juntos me di cuenta que no la satisfacía por completo y pensé que no daba la talla y no me volvería a ver, pero al día siguiente nos encontramos y me dijo para ir a un hotel.

Pensé desquitarme de la noche anterior y mejorar mi faena, pero nada, doctora, Eva siempre me pide más y ha llegado un momento en que mis fuerzas no dan más y hasta se me ha irritado el miembro viril.

Y desde la primera noche ya han pasado tres meses y me siento más que agotado, pues quiere hacer el amor a diario y varias veces al día.

He querido conversar con ella sobre el tema y preguntarle si es que no la satisfago o le ha sucedido eso con sus parejas anteriores, pero me da un poco de vergüenza y me siento corto de tratar el asunto con ella.

Eva siempre me dice que es muy ardiente, que me ama y por eso quiere estar todo el tiempo conmigo, pero creo que tiene un problema y no me lo cuenta.

Lo peor de todo es que siento que esta situación está afectando mi salud y sobre todo mi bolsillo, pues hasta me gasto la mitad del sueldo en hoteles.

CONSEJO: No te queda más opción que abordar el tema, pues no puedes seguir asumiendo en silencio las consecuencias de la fogosidad de tu enamorada. Quizá tenga un problema sexual.